Europa convulsa..

Los últimos acontecimientos sobre la expulsión de personas de la etnia gitana por parte de Francia, está reavivando el debate sobre otras iniciativas, como en el caso de Alemania, que también planea la expulsión de estas personas a Kosovo.

En Alemania vive numerosa población gitana y zíngara, que fueron a trabajar como inmigrantes hace décadas y hoy son ciudadanos alemanes. Pero un número de en torno a 23.000 fueron acogidos como refugiados de las guerras en los Balcanes, 8.500 procedentes de Kosovo y podrían ser reenviados en los próximos años. Un acuerdo al respecto habría sido firmado en abril entre las autoridades de inmigración de Alemania y Kosovo.

Aunque los casos de Francia y Alemania son muy diferentes (por mucho que los franceses busquen la asimilación en apoyo a sus medidas), la deportación acordada de gitanos a Kosovo, puede ser una medida que igualmente repercuta negativamente en las condiciones de vida de miles de personas.

Non – Refoulement, o no devolución en castellano, es el principio angular que inspira la Convención de Ginebra sobre el Estatuto de los Refugiados (1951).

Este principio prohíbe a los  Estados expulsar o devolver a refugiados en las fronteras de los territorios donde su vida o su libertad peligren por causa de su raza, religión, nacionalidad, pertenencia a determinado grupo social, o de sus opiniones políticas.

Independientemente de que el conflicto en Balcanes ya haya terminado, y esto sea justificación para este retorno, hay preocupación sobre las consecuencias negativas que pueden tener estas deportaciones para las personas.

Según declaraciones emitidas por agencias como UNICEF, Kosovo no está todavía preparado para ofrecer condiciones de vida adecuadas para los retornados, ya que ni los habitantes de Kosovo tienen protegidos sus derechos básicos, como es el acceso a una vivienda adecuada, a la salud o a la educación. La tasa de desempleo es del 50%.

Entre los posibles retornados, se encontrarían miles de niños y niñas, que sufrirían un gran desarraigo.

Thomas Hammarberg, el Comisario de Derechos Humanos de la Comisión Europea, pide que se reevalúen las políticas de retorno forzoso a Kosovo, ya que es una medida inefectiva, que puede causar sufrimiento humano y un gasto de recursos. Un 75 % de las personas que se ven obligadas a retornar, se reubican en desplazamientos secundarios, o vuelven a los países que les han deportado, por cauces ilegales, después de haber dejado sus  casas, trabajos, años de educación y cantidades de dinero.

Por último, os animamos a asistir a la III edición del Festival de Cine Gitanos en el Cine O Dikhipen (“la mirada” en lengua gitana), que está teniendo lugar en la Filmoteca Española de Madrid, (Cines Doré) del 22 al 30 de septiebre.

Anuncios

Imagine

La semana que viene (20-22 Septiembre), toda la atención de la prensa internacional se dirigirá a Nueva York, donde tendrá lugar la Cumbre de las Naciones Unidas sobre los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM).

Lo líderes mundiales se reunirán en la gran manzana, para hablar de aquello que se ha conseguido, y todo lo que queda por conseguir en lo referente a los ODM, cuando sólo quedan 5 años para cumplirse el plazo que se dieron para reducir la pobreza mundial, y promover la igualdad de oportunidades para todos, independientemente de  donde nacemos.

¿En qué consisten estos ODM? Este video resume en 3 minutos en qué consisten:

Los informes y previsiones dejan entrever que no se están cumpliendo con los indicadores, para que a tiempo, se puedan conseguir los objetivos previstos. Entre las distintas causas para este NO CUMPLIENTO se habla de que la coyuntura económica mundial no está ayudando, y aunque hay corrientes que explican que la lucha contra la pobreza, también ahorra costes a la larga, lo cierto es que por unas razones u otras, en la agenda de los gobiernos, no se ha priorizado lo suficiente la promoción del cumplimiento de los ODMs.

Por otro lado, las ONGs que durante los últimos años han estado trabajando promocionando los ODMs, siguiendo los planes estratégicos de los organismos financiadores, se encuentran ahora con la paradoja de tener que abandonar proyectos, por falta de financiación.

Entonces, con las miradas puestas la próxima semana en Nueva York:

¿vamos a ver una sucesión de reuniones y propuestas carentes de contenidos firmes? ¿va a haber un compromiso real y efectivo de la comunidad internacional, para cumplir con todo aquello que se propuso, y que puede evitar el sufrimiento a miles de personas en el mundo?

Mientras lo averiguamos, podemos seguir “imaginando” que un mundo mejor es posible:

Se repiten…los errores del pasado…

Estas son las declaraciones de Viviane Reding, la vice-presidenta de la Comisión Europea, responsable de Justicia, Derechos Fundamentales y Ciudadanía, acerca de las medidas tomadas por Francia, por las que se han repatriado de Francia, a Bulgaria y Rumania, unas 11.000 personas. En estas declaraciones se deja entrever la intención de Bruselas, de iniciar un proceso de infringimiento de la Ley Europea contra el Estado Frances.

La Vice-presidenta expresa “que se encuentra horrorizada ante una situación donde da la impresión de que personas son expulsadas de los Estados miembros de la Unión Europea, por la única razón de pertenecer a una determinada minoría étnica”. Y añade, “Pensé que Europa no tendría que vivir una situación parecida a lo que se vivió tras la II Guerra Mundial”

El 1 de septiembre se presentó ante el Presidente Barroso, un informe legal preliminar de análisis sobre las medidas tomadas por Francia.

Este informe señala, entre otras cosas, que Francia podría haber incurrido en una violación del Derecho Europeo, si las medidas tomadas por las autoridades francesas, aplicando la Directiva de Libertad de movimientos y residencia, han afectado a un determinado colectivo en razón de su nacionalidad, raza u origen étnico.

La discriminación basada en el origen étnico o la raza, no tiene cabida en Europa. Es incompatible con los principios por los que la Unión europea se fundó. Las autoridades nacionales que discriminan a grupos étnicos en aplicación del Derecho de la UE, están también violando la Carta Europea de Derechos Fundamentales, que todos los Estados Miembros, incluido Francia, han ratificado.

La Iglesia en Francia, se ha posicionado en contra de estas medidas, apelando a los valores de fraternidad universal.

La respuesta y la actitud de Zarkozy ante las declaraciones de la Sra. Reding, se reflejan en la siguiente ilustración:

Ilustración de Rue 89 (www.rue89.com)