Europa convulsa..

Los últimos acontecimientos sobre la expulsión de personas de la etnia gitana por parte de Francia, está reavivando el debate sobre otras iniciativas, como en el caso de Alemania, que también planea la expulsión de estas personas a Kosovo.

En Alemania vive numerosa población gitana y zíngara, que fueron a trabajar como inmigrantes hace décadas y hoy son ciudadanos alemanes. Pero un número de en torno a 23.000 fueron acogidos como refugiados de las guerras en los Balcanes, 8.500 procedentes de Kosovo y podrían ser reenviados en los próximos años. Un acuerdo al respecto habría sido firmado en abril entre las autoridades de inmigración de Alemania y Kosovo.

Aunque los casos de Francia y Alemania son muy diferentes (por mucho que los franceses busquen la asimilación en apoyo a sus medidas), la deportación acordada de gitanos a Kosovo, puede ser una medida que igualmente repercuta negativamente en las condiciones de vida de miles de personas.

Non – Refoulement, o no devolución en castellano, es el principio angular que inspira la Convención de Ginebra sobre el Estatuto de los Refugiados (1951).

Este principio prohíbe a los  Estados expulsar o devolver a refugiados en las fronteras de los territorios donde su vida o su libertad peligren por causa de su raza, religión, nacionalidad, pertenencia a determinado grupo social, o de sus opiniones políticas.

Independientemente de que el conflicto en Balcanes ya haya terminado, y esto sea justificación para este retorno, hay preocupación sobre las consecuencias negativas que pueden tener estas deportaciones para las personas.

Según declaraciones emitidas por agencias como UNICEF, Kosovo no está todavía preparado para ofrecer condiciones de vida adecuadas para los retornados, ya que ni los habitantes de Kosovo tienen protegidos sus derechos básicos, como es el acceso a una vivienda adecuada, a la salud o a la educación. La tasa de desempleo es del 50%.

Entre los posibles retornados, se encontrarían miles de niños y niñas, que sufrirían un gran desarraigo.

Thomas Hammarberg, el Comisario de Derechos Humanos de la Comisión Europea, pide que se reevalúen las políticas de retorno forzoso a Kosovo, ya que es una medida inefectiva, que puede causar sufrimiento humano y un gasto de recursos. Un 75 % de las personas que se ven obligadas a retornar, se reubican en desplazamientos secundarios, o vuelven a los países que les han deportado, por cauces ilegales, después de haber dejado sus  casas, trabajos, años de educación y cantidades de dinero.

Por último, os animamos a asistir a la III edición del Festival de Cine Gitanos en el Cine O Dikhipen (“la mirada” en lengua gitana), que está teniendo lugar en la Filmoteca Española de Madrid, (Cines Doré) del 22 al 30 de septiebre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s